sábado, 3 de noviembre de 2007

Rodrigo Arroyo





La historia, es un lenguaje?

Tiene que ver este lenguaje con el lenguaje de la historia

o con la historia del lenguaje

Néstor Perlongher




Caemos a una velocidad apropiada para la muerte, que observa

/con tristeza

como ha desaparecido la desaparición, en el borde de lo que

/podría ser un vuelo.

Caemos, o más bien viajamos, desde el griterío hacia otra parte,

con la piel magullada y retorcida de entre las esquirlas

y fragmentos nómades que vuelan sobre esta república, sobre esta

/democracia.


Ampolletas día y noche iluminando algún camino en el cielo

entretanto, la lluvia corre sobre cuerpos esparcidos en el aire

cuerpos que tuvieron que aprender la muerte de memoria;

aprender a gritar de dolores desconocidos.

Pero no podemos hablar de arte cuando hablamos de historia;

además sabemos, que la obra maestra fue y será la lección de

/anatomía,

o un dibujo del cuerpo de cristo.


Quizás fuimos víctimas de un abandono que recién comienza,

y lo digo ahora, con la calma del tiempo en la mirada,

con la tristeza de usar la misma voz que usaron ellos,

de no haber fabricado otro cielo para nosotros, que íbamos a

/nacer;

y no queríamos crecer con la lluvia corriendo sobre tumbas

/desaparecidas.

Antes los niños jugaban un juego de la puta madre,

pero había uno, como siempre, un niño cantando en medio de la

/guerra

cantando una canción de buenos y malos.

Un niño cantando una canción compuesta de groserías

dice, la puta que lo parió, la canción del niño entre balas.


Viajamos, o más bien caemos, porque la palabra no nos alcanza,

y los cartuchos de bala: entre roca, gritos y maleza,

son la flora metálica de nuestra geografía.


Digamos entonces que el verso sea un pedazo de algo

escrito al borde de los acontecimientos, en el viaje

en la caída, o sobre la cabeza de los ciudadanos


La palabra la buena nueva oculta entre cartuchos oxidados




***


Pendientes,

no ha muerto el surrealismo –Artaud-

Aparecen fantasmas,

no se ha esclarecido el misterio del caballo.

Existe una sospecha de que las salidas verdaderas puedan ser

/falsas,

de que el laberinto es una declaración de guerra, silenciosa

/–Thoreau-

pasa el viento

pasa el viento.




***

Púas para perpetrar el simulacro

bajo una lluvia marcada por los signos

del castigo de la barricada.

El aguacero ha creado su doble. Que distorsiona la verdadera

/humedad del agua;

tal vez sea eso, el asunto de la lluvia, lo que nos extravíe

los falsos focos. Las nuevas imágenes, los márgenes.


La caída es una televisión a colores transmitiendo el recorrido de

/una flecha

desde la ballesta, la pistola, el tanque

hacia un caballo de madera con un laberinto dibujado en su lomo.




***


Un retrato es detener las hojas impulsadas por el viento,

y dibujarlas cuando empiezan a caer.

No hay necesidad de padre para ello,

basta una madre sujetando un saco de hojas.

Basta ver como el viento las mueve en la calle:

en los tejados,

en la hierba.




***


Hay que recoger la ceniza de las naves quemadas,

volviendo a la mano, quizás. Volviendo a las preguntas:

-¿Qué diálogo inconcluso pretendemos alargar?-

Tenemos tantas ideas para perder por ahí. Nos ahogamos tan

/rápido

que se nos va el placer del grito, de la garganta abierta.

Somos fantasmas atravesando púas en la noche.

Tenemos mil dobleces en la mirada. Perdida.

A veces esperamos sentir voces zozobrando nada más, dejando

/astillas,

palabras enterradas cerca del oído.




***


Han colgado más cables que otros años.

El suelo es un dibujo lleno de sombras,

es la modernidad,

es la modernidad.

Caen balas que creíamos perdidas

¿Qué metafísica hay en ello?




***


Hay tantos sitios que desaparecieron junto a los mimeógrafos.

Toda una época. Espejismos,

el Map of Chile –Downey

no hay serpiente para pascua lama

no hay leche en las tomas de terreno. No hay escuela.






*Rodrigo Arroyo (Curicó, 1981). Poeta y Licenciado en Artes Visuales por la Universidad de Playa Ancha. En 2002 formó parte del Taller de Poesía del centro cultural La Sebastiana. A su vez participa del Seminario de Reflexión Poética que se efectúa en el mismo lugar entre 2004 y 2006. Cuenta con algunos poemarios que se mantienen inéditos, entre los cuales figuran: Vuelo Ficticio, Indicios de Traslado, Incomunicaciones, Chilean Po(p)etry. Como artista visual cuenta con una exposición individual, Untitled (Espacio G, Valparaíso), y participación en exposiciones colectivas en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca (Estamos lejos de la apariencia engañosa, del efecto.(carnaciones y vacío), Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Santiago (De Otro Lugar), Laboratorios Químicos Aduanas –Valparaíso- (Nuevo Medio: Crisis Acción) entre otras. Actualmente vive en Quilpué y trabaja como profesor de artes visuales en un colegio de Viña del Mar.



Página del Autor: http://palabraimagenydiscurso.blogspot.com/

1 comentario:

Andrés Morales dijo...

EXCELENTE PÁGINA, EXCELENTES POEMAS Y NOTAS.
LOS FELICITO,

Andrés Morales